Coronavirus Resources Health Care

COVID-19 y la salud neurológica: Lo que hemos aprendido

Choose the health content that’s right for you, and get it delivered right in your inbox.

La fatiga, la incomodidad después del ejercicio y la disfunción cognitiva, también conocida como niebla mental, son algunos de los síntomas más comunes informados por los pacientes con  COVID-19, meses después de su diagnóstico inicial.

Para comprender mejor la niebla mental y las formas en que el virus del COVID-19 afecta la salud neurológica, explicamos aquí lo que nuestros expertos en neurociencia médica saben hasta ahora.

¿De qué manera el COVID-19 afecta la salud neurológica?

La pandemia por el COVID-19 ha provocado un aumento de las muertes por suicidio y las condiciones de salud mental, incluidas la ansiedad y la depresión. Es difícil decir si estos efectos se deben al miedo a la enfermedad, el aislamiento social, el desempleo, la carga económica, el empeoramiento de las condiciones existentes o los cambios biológicos en el cerebro. 

También hay preocupación por la salud mental y las secuelas psicológicas de la infección por el COVID-19. El aumento de las muertes por suicidio es un área de especial preocupación.

Otros síntomas neurológicos observados en personas con el COVID-19 incluyen pérdida del olfato, incapacidad para captar sabores, debilidad muscular, hormigueo o entumecimiento en las manos y los pies, mareos, confusión, problemas de concentración, delirio, convulsiones y accidentes cerebrovasculares.

¿Cómo describiría el término "cerebro COVID"?

El delirio y la encefalopatía séptica, también conocida como disfunción cerebral, son comunes en pacientes enfermos graves. Las características neurológicas más típicas asociadas con el COVID-19 incluyen:

  • Pérdida del olfato (más frecuente en casos leves y especialmente en personas jóvenes y mujeres)
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular (común tanto en casos leves como graves)
  • Accidente cerebrovascular isquémico

¿Cuáles son algunas de las complicaciones que enfrentan los sobrevivientes del COVID-19?

Los efectos cognitivos a largo plazo por el COVID-19 podrían estar relacionados con procesos inflamatorios subyacentes. Aún así, es igualmente probable que los pacientes con el COVID-19 experimenten accidentes cerebrovasculares silenciosos o una falta de oxígeno que dañe sus cerebros.

Los accidentes cerebrovasculares silenciosos suelen afectar la materia blanca del cerebro, el cableado entre las células cerebrales que permite que diferentes partes del cerebro se comuniquen entre sí. Este cableado es esencial para la concentración. Cuando está dañado, la capacidad de concentración se ve afectada.

Hay una conclusión inevitable de los estudios actuales: La infección por el COVID-19 con frecuencia conduce a daño cerebral. Las complicaciones neurológicas afectan a aproximadamente la mitad de todos los pacientes hospitalizados con este virus.

Aunque muchas personas que se han recuperado del coronavirus y pueden retomar su vida diaria sin dificultad (incluso si tienen algún déficit de atención), existe una cantidad de personas que pueden experimentar dificultades ahora o más adelante.

¿Existen factores de riesgo que conduzcan a problemas neurológicos en pacientes con el COVID-19?

Una nueva investigación* sugiere que hasta el 14% de las personas que desarrollan complicaciones graves por el COVID-19 tienen una respuesta inadecuada al interferón. El interferón es un medicamento que se usa para tratar infecciones y es una proteína producida naturalmente por el cuerpo.

En algunas personas, esto sucede porque sus propios anticuerpos atacan y neutralizan por error sus interferones. Otras personas tienen una mutación genética que impide que su cuerpo produzca suficiente cantidad de cierto tipo de interferón.

Una respuesta inadecuada al interferón podría ayudar a explicar por qué algunas personas, especialmente algunos jóvenes sin condiciones subyacentes se enferman mucho más que otras de su edad.

Otra razón importante de las diferencias en la gravedad del COVID-19 también está relacionada con el sistema inmunológico. Si el sistema inmunológico no se desactiva una vez que se controla el virus, este se puede acelerar. Lo que podría resultar en una respuesta inflamatoria intensa y generalizada que dañe los tejidos de todo el cuerpo. Esto a menudo se denomina tormenta de citocinas.

¿Hay opciones de tratamiento disponibles para pacientes con el COVID-19 que padecen problemas neurológicos?

El tipo de tratamiento que reciben los pacientes depende de sus síntomas. Por ejemplo, para un paciente con encefalitis aguda o inflamación del cerebro debido a una infección, es probable que se le ofrezca una terapia sintomática. La cual tiene como objetivo equilibrar los electrolitos, los niveles de líquidos y la temperatura corporal.

Si el curso de la enfermedad es grave, la terapia de cuidados intensivos de apoyo es apropiada, que incluye intubación y respiración, profilaxis de trombosis, neuromonitorización y terapia de aumento de la presión intracraneal.

Cuida tu salud neurológica

Mereces sentir que tienes el control de tu salud neurológica y estamos aquí para ayudarte. Para solicitar una cita u obtener más información sobre nuestros servicios, haz clic aquí o llama al Call800-934-0980.

Recent Blogs

A woman at the doctor wearing a mask.
Blog
The Delta Variant: What We Know Now
A teenager getting a vaccine shot by a nurse
Blog
Why Children Should Get the COVID-19 Vaccine
Blog
Caleb the 4-year-old Superhero
A pregnant woman looking at lab results in her doctor's office
Blog
Pregnancy and the COVID-19 Vaccine
Blog
What Parents Should Know About Genomics Testing
View More Articles